Identifican al mortal virus de la tilapia

Identifican al mortal virus de la tilapia

El misterioso virus que causó una mortandad masiva de peces en cultivos de Ecuador e Israel finalmente fue identificado por un equipo internacional de científicos.
El virus, conocido como Tilapia Lake Virus (TilV), era el sospechoso de estas muertes desde 2009. En un artículo publicado en la revista mBio el mes pasado (5 de abril), los investigadores explicaron que nueve de los diez segmentos del genoma que fueron identificados no guardan relación alguna con virus conocidos.
“Nuestros hallazgos sugieren que el virus de la tilapia representa un virus nuevo, y confirman que alberga una amenaza global para la acuicultura de tilapia”, comentó el líder de la investigación Eran Bacharach, virólogo de la Universidad de Tel Aviv en Israel.
El virus causa letargo, descamación de la piel y problemas renales en los peces infectados provocando finalmente su muerte.
En algunos cultivos de Israel el virus llegó a reducir hasta en un 85 por ciento la producción, lo que explica la gran preocupación entre científicos y cultivadores alrededor del mundo.
La investigación que reveló la identidad del virus fue un esfuerzo entre instituciones de Antillas Británicas, Estados Unidos, Israel y Reino Unido.
El cultivo de tilapia se hizo popular en los años noventa cuando las poblaciones de peces en los océanos comenzaron a decrecer debido a la sobrepesca. El comercio global de tilapia se estima en US$7.500 millones anuales, de acuerdo con el artículo. Los mayores productores son China, Ecuador, Egipto, Indonesia y Tailandia mientras el mayor importador es Estados Unidos.
Antes de la aparición de este virus, los cultivadores de tilapia solo debían proteger sus parcelas de bacterias y hongos, dice Margy Villanueva, líder nacional del Programa Sanitario de Especies Acuícolas del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, quien ha colaborado con el consorcio internacional. Colombia aún espera la confirmación del virus tras muertes masivas reportadas en algunos cultivos en 2009.
Fuente: SciDevNet

Comentarios