Conversión de residuos en combustible para cocinar en comunidades costeras de Viet Nam




Datos clave

La pesca de bajura representa la principal fuente de ingresos para las comunidades costeras de Viet Nam, pero éstos son a menudo insuficientes para los gastos del hogar. En un esfuerzo por contribuir a la diversificación de los medios de subsistencia de los pescadores y mejorar los ingresos de las comunidades locales, un proyecto de la FAO proporcionó apoyo para desarrollar técnicas de cría de cerdos y utilizar los residuos para producir metano para cocinar en tres provincias del país. El proyecto formaba parte de uno mayor de cuatro años: el Programa Regional de Medios de Vida Pesqueros financiado por el Reino de España, que concluyó en 2013.

Las mujeres que trabajan en las comunidades costeras
En las comunidades costeras de las provincias de Quang Nam, Quang Tri y Thua Thien Hue de Viet Nam, la pesca de bajura con barcos con motores pequeños (con una potencia  de 12-20 caballos) es el medio de subsistencia y la fuente de ingresos más importante. Aparte de la pesca marina, los hogares costeros también crían cerdos y pollos, secan y procesan el pescado y realizan otras actividades relacionadas, como la confección y la reparación de redes.

Debido a la falta de técnicas ganaderas apropiadas, la cría de cerdos en pequeña escala permite en ocasiones unos escasos beneficios netos. Es más, el volumen de residuos procedentes de la cría de cerdos puede causar contaminación ambiental y de las aguas subterráneas y malos olores.
Trabajando en conjunto con los Departamentos provinciales de Agricultura y Desarrollo Rural en las tres provincias, un proyecto de la FAO aportó apoyo técnico y financiero para mejorar la cría de cerdos y la construcción de unidades de biogás. Las unidades proporcionan gas metano para cocinar, mientras que los residuos tratados resultan inodoros y pueden usarse como fertilizante orgánico.
Los hogares beneficiarios seleccionados incluyeron mujeres -miembros de las Asociaciones Pesqueras comunitarias- cuyos maridos se dedican a la pesca de bajura. La mayoría de estas mujeres son amas de casa con ingresos que van desde 20 a los 100 USD mensuales.
En las tres provincias, la mayoría de los hombres realizan actividades de pesca durante todo el año, excepto cuando la meteorología extrema impide faenar. Sin embargo, los ingresos que generan no son suficientes para los gastos familiares.
A través del proyecto, cada beneficiario recibió cinco lechones o dos cerdas adultas para cría. Por otra parte, se entregó un total de 308 USD por hogar como pago parcial para la construcción de una unidad de biogás, que incluyó la compra de equipos y otros materiales.
Aparte de la asistencia financiera, se organizaron viajes de estudio para los miembros de la comunidad interesados en aprender de modelos exitosos en otras comunidades. Se mostró a los participantes una unidad de biogás operacional de diseño similar y un tanque de compensación que no había tenido filtraciones en más de dos años de funcionamiento. Una vez que los viajes de estudio terminaron, se llevó a cabo un curso de capacitación de un día sobre cría de cerdos y operaciones de biogás. Los alumnos aprendieron técnicas para la construcción de una planta de biogás y los requisitos mínimos para garantizar la producción de biogás suficiente para el uso doméstico.
Ahorrar dinero al tiempo que se protege el medio ambiente
La cría de cerdos en combinación con las plantas de biogás no sólo ha resuelto el problema de la contaminación ambiental producida por los residuos, sino que también ha proporcionado metano para las cocinas domésticas. 

Las unidades de biogás bien construidas y operadas de manera eficiente han ayudado a las familias a reducir los costes de combustible, así como a ahorrar tiempo en recolectar y cortar madera. Desde su implementación, el modelo proporcionó suficientes ingresos y beneficios para los beneficiarios, que han aumentado considerablemente sus medios de vida. Los modelos exitosos de biogás también sirvieron como demostración para otros pescadores en las comunidades vecinas.
El panorama general
El Programa Regional de Medios de Vida Pesqueros para el Sur y el Sudeste Asiático (RFLP, por sus siglas en inglés) se propuso fortalecer la capacidad de los participantes de las comunidades pesqueras en pequeña escala y sus instituciones que las apoyan en Camboya, Indonesia, Filipinas, Sri Lanka, Timor-Leste y Viet Nam. Al hacerlo, el RFLP buscó mejorar los medios de vida de los pescadores y de sus familias, mientras fomentaba prácticas más sostenibles de gestión de recursos pesqueros.

En el curso del RFLP, algunos de los 35 500 pescadores, incluyendo 13 357 mujeres (38%), miembros de las comunidades pesqueras y personal del gobierno, participaron en más de 1 150 actividades de desarrollo de capacidad. Estas tuvieron lugar a nivel nacional y regional, y abarcaban una amplia variedad de áreas, que van desde la planificación de la gestión de recursos de la pesca a la producción artesanal y de la cría de pollos al uso de sonares para la localización de bancos de peces.
En accion fao.org.com

Comentarios